martes, 14 de febrero de 2012

noche de enamorados...


Yo lo odiaba a Cupido, San Valentín, los bombones. El olor nauseabundo de las flores berretas, esas regadas con colorante y que tiñen y destiñen. Que me abra la puerta. Que me deje pasar primero. Que arregle el cuerito de la canilla o cambie una lamparita. Que arastre mi mochila. Que me dedique algún tema. Odiaba las velas, las rosas, el color rosa.Me irritaban las iniciales escritas en la árboles adentro de un corazón, el árbol y el corazón.Detestaba a Axel.
Los 14 de febrero indignada, me tomaba un fernet a solas, bien sola, siempre sola fantaseando con un compañero que fuera lo suficientemente macho como para no serlo.
Y pasaron los años...y no comí un puto bombón en febrero, ni tuve flores en mi living. La canilla me gotea. Tengo lumbalgia. No hay luz en el baño, ni en el balcón...y no tengo velas...El rojo me queda mal. Las puertas no se abren y siempre me prepotean en las colas. Nadie me escribió a mi nueva dirección de correo nada que me erice.
Solo escucho rock and rol pero me armo mis propias dedicaciones por face.
Hoy te juro que esto llegó a su fin.
Tengo sentado en mi living al ángel de las flechas odiosas...Lo morderé como muerdo un chocolate, oleré su cuerpo con la pasión con que se sienten las flores, escribiré con mi labial nuestras iniciales en mi bonsái y con el volumen en más de 30 le cantaré...yo quiero ser tu amor por siemprééé...

1 comentario:

  1. me gustó el blog, lo que escribís y la estética pin-up girl

    ResponderEliminar

El pragmatismo de un poema en 2017

Como lo dijo Juan... La poesía no sirve para nada. No impone ternura ni abrazos. No llega a tiempo, ni desfibrila. La poes...