domingo, 22 de septiembre de 2013

poco hombre



Hoy le corto un pedazo de hombre. Me cansó con tanto exceso.
Le corto la voz irritante de matón que lo sabe todo. Le corto el puño con el que se sabe valiente. El dedo señalando mi error.
Hoy me enamoro del peor cliente. Me subo en mis zapatos y corro hasta perder la orientación y los olores viejos.
Hoy le corto el atropello, el sudor y aliento ácido, sus manos torpes, vientre blando, su risa estridente.
Hoy le muestro que no sirve, que si no paga no tiene.
Hoy le corto la imagen del espejo, en la que se ve poderoso, violento, fuerte. Y me siento reina, o niña buena, o mariposa...hasta libre.
Hoy no acepto billetes, ni regalos, ni flores, ni promesas, ni lágrimas de comprensión por un rato. No huelo a chica. No muerdo labios. No bebo engaños.
Hoy clavo certeramente el filo en su corazón. Y se lo arranco.
Total...sin corazón , hará lo mismo

1 comentario:

  1. Me ha encantado, muy de las entrañas...espero que sigas escribiendo.

    ResponderEliminar

El pragmatismo de un poema en 2017

Como lo dijo Juan... La poesía no sirve para nada. No impone ternura ni abrazos. No llega a tiempo, ni desfibrila. La poes...