martes, 23 de febrero de 2010

violeta


- Cómo me gustan las mujeres fuertes- le dije mientras compartíamos un cigarrillo.
- Yo no soy fuerte- aclaró haciéndose cargo de mi admiración.
Hay mujeres que bailan suavemente con un compañero de tiempo inmemorable, hay otras que bailan con una amiga. Hay quienes lo hacen abrazadas, otras que se inspiran y danzan solas, hay otras que bailan con su sombra, otras que sonríen mientras bailan con un hijo, otras que bailan en murgas, en escenarios, en la tierra de Santiago, en una piscina.
Hay mujeres que bailan una idea, un poema, una marcha. Hay otras que danzan dolores, en la plaza y con pañuelos. Hay mujeres que bailan mirando hacia abajo, otras altaneras, otras mirando a la par, solidarias.
Hay quienes danzan alegría, furia y tristeza, otras bailan al amor.
Hay mujeres viejas que bailan hace rato, otras que están aprendiendo a bailar, hay otras que enseñan...
Mujeres que cambian de bailarín a diario, mujeres que se aburren o divierten bailando, mujeres que se cansaron ya de bailar y están caídas...sin aliento.
Mujeres que bailan con un arma, sobre tacos, con botas, en zapatillas, descalzas.
Mujeres que elijen parir en una danza.
Todas me inquietan.
Pero la mujer de la que hoy les hablo...ella bailó con la muerte.

3 comentarios:

  1. Male me resulta muy interesante la manera en la que escribís, me transmitís muchas sensaciones y pensamientos a la vez. Gracias por compartirlo.
    Jimena

    ResponderEliminar
  2. Bello, doloroso pero auténtico. La MUJER pintada a mano hábil. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  3. Es un cuadro de sensaciones instantaneas que se despeinan con el trazo de la escritura, es un fluir constante e intenso.
    Es como un portal

    ResponderEliminar

El pragmatismo de un poema en 2017

Como lo dijo Juan... La poesía no sirve para nada. No impone ternura ni abrazos. No llega a tiempo, ni desfibrila. La poes...